11 equipos de la Liga Postobón perderían el reconocimiento deportivo

El futbol colombiano está constituido por un entramado de preguntas, secretos y contradicciones que está afectando directamente el nivel del fútbol profesional colombiano. Malas administraciones, incumplimiento en pagos, vetos a jugadores, compra de grandes estrellas que sumergen a sus clubes en grandes crisis son tan sólo unas de las pocas cosas que vemos en nuestro fútbol.

¿Por qué los clubes se llegan a endeudar tanto?, ¿de dónde salen los dineros para las grandes contrataciones?, ¿a dónde van a parar los dineros cuando un club vende un jugador?, ¿quiénes son los dueños de los pases de los jugadores, los clubes o los empresarios?, ¿cuáles son las fuentes de ingreso de los clubes?, ¿por qué un club si tiene para comprar un jugador pero no para pagarle el sueldo? Muchas cosas se habrán de cambiar en el fútbol colombiano para evitar que estas cosas sigan sucediendo.

Coldeportes, máximo ente rector del deporte en Colombia, ha lanzado un ultimátum a todos los clubes que disputan tanto la Liga Postobón como los del torneo Postobón o segunda división del fútbol colombiano. Coldeportes ha sido muy claro al decir que se investigarán todos los clubes y a los clubes que no se encuentren al día con sus jugadores se les suspenderán su reconocimiento deportivo.

Entre los clubes advertidos por Coldeportes tenemos a América, Cali, Cartagena, Cúcuta, Envigado, Huila, Medellín, Once Caldas, Pereira, Quindío y Santa Fe. Tan sólo 7 de los 18 clubes que participan de la Liga Postobón se encuentran al día con sus jugadores, lo que es una cifra preocupante porque afecta directamente el normal desarrollo del torneo y el nivel de los jugadores. Veamos la situación de cada uno de los clubes antes mencionados:

América: si hay un club que esté a punto de desaparecer en el fútbol colombiano con las medidas de Coldeportes es el América de Cali. El club vive una situación muy difícil económicamente consecuencia de encontrarse en la lista Clinton desde 1996 hasta el 2010, lista que no le permitía tener ningún tipo de vínculo comercial por tener conexiones con el narcotráfico.  Por esto América acumuló una gran cantidad de deudas que son imposibles de resolver en un mes, plazo que Coldeportes le está dando a los clubes cuando les suspende el reconocimiento deportivo.

América le debe a 10 meses de salario a los jugadores que están desde el 2009 en el club, a los del 2010 les adeuda 8 meses y a los de este año les debe 2 meses. A esta deuda debemos sumarle lo que le adeuda por liquidación a todos los jugadores que ya no hacen parte del equipo.

Cali: el club debe 2 meses de salarios a sus futbolistas y 4 meses a los jugadores que les pagan por medio de convenios deportivos. No se explica el declive en la administración si hace 3 años era el mejor club de Colombia en cuanto a administración deportiva. No se entiende como le adeudan a sus jugadores pero sí pudieron construir su propio estadio (primer club de fútbol de  Colombia con estadio propio).

Cartagena: el equipo de la ciudad heroica tuvo que hacer acuerdos de pago con los jugadores que salieron de la institución pagándoles una parte en efectivo y la otra con bonos para adquirir motos de uno de sus patrocinadores, mismos que aún no se han hecho efectivos.

Cúcuta: debe a los jugadores del año pasado el mes de diciembre. Le ha pagado a los jugadores Enero y Febrero solamente y tras varios acuerdos incumplidos no ha podido pagarles los demás meses. A los jugadores que ya no están en el equipo les debe la liquidación y está adeudándoles a todos la seguridad social.

Envigado: debe dos meses de salario y bonificaciones a los jugadores que vienen actuando desde al año pasado en el equipo. A los nuevos jugadores les deben el mes de Marzo así como las bonificaciones.

Huila: les debe a sus jugadores las bonificaciones y cesantías de Diciembre, así como las primas de Junio y Diciembre. También adeudan el pago de convenios deportivos con otros jugadores.

Medellín: hay un grupo de jugadores a quienes les adeudan 4 meses y medio de sueldo. A otra parte de la plantilla le deben mes y medio de sueldo así como 4 meses de bonificaciones.

Once Caldas: debe seguridad social integral a toda su plantilla. A los jugadores que se encuentran en el club por convenios deportivos les deben tres meses de sueldo, al igual que a los jugadores propios del equipo. Su reconocimiento deportivo fue suspendido y tendrá un mes para ponerse al día con sus jugadores o lo perderá definitivamente.

Lo contradictorio es que si tuvieron para contratar en préstamo a Wason Rentería, jugador que militaba en Europa y cuya ficha es alta, pero no tienen para pagarle el sueldo a la plantilla.

Pereira: tiene acuerdos de pago con la mayoría de los jugadores y se cancelará la deuda con cada uno de los pagos. Actualmente el club debe el salario y bonificaciones del mes de Diciembre.

Quindío: debe primas y liquidaciones, así como dos meses de salarios y bonificaciones a sus jugadores. Sus empleados no tienen seguridad social integral. Fue recientemente suspendido su reconocimiento deportivo y puede perderlo definitivamente si no se pone a paz y salvo dentro de 3 semanas.

Santa Fe: el equipo debe mes y medio de sueldo a sus jugadores y desde el mes de Marzo de 2010 no les pagan seguridad social integral a sus empleados. Santa Fe pudo vender a Yulián Anchico y a Sergio Otálvaro, lo que les representó una entrada de 1.000 millones de pesos, pero estos se usaron en el pago de acuerdos de pago del año pasado y de premios prometidos a los jugadores.

Como vemos, la situación es complicada para muchos equipos, incluso para algunos denominados grandes del fútbol colombiano. Sin duda que algunos de estos equipos a veces intentar acaparar más de lo que pueden sostener en sus manos, me refiero al caso de Once Caldas por ejemplo con la contratación de Wason Rentería o del Deportivo Cali con la construcción de su propio estadio.

Debo agregar que el protegonismo de los máximos entes reguladores del fútbol colombiano ha sido nulo ya que ellos no deberían permitir que algunos equipos realicen grandes gastos sin que estos gastos afecten el bienestar de los jugadores. Estos entes como DIMAYOR y la Federación Colombiana de Fútbol han brillado por su ausencia en estos casos, pero es lógico que dejen hacer todo tipo de negocios turbios sabiendo que eso beneficia también su bolsillo.

O le ponemos transparencia y mano dura al fútbol o dentro de de 5 años o menos el único fútbol que veremos será el que se practique en los parques y en las calles de nuestras ciudades.

Fuente: Futbolred

Terminos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *