El desplante de los jugadores del Quindío generó una ola de reacciones

Como ya lo habíamos informado desde la semana pasada, los jugadores de la platilla profesional del Quindío habían anunciado a las directivas a través de una carta que de no pagárseles dos de los tres meses que se les adeudaban no viajarían a disputar el partido de la Fecha 11 frente a Millonarios. El plazo se venció el viernes a las 6 pm  y efectivamente los jugadores de la primera plantilla no viajaron a disputar el partido por lo cual Quindío debió presentarse al partido con jugadores de la Sub-20 para no ser sancionados, por lo cual terminaron siendo derrotados por 5 a 0.

Este acto que algunos catalogan como valiente generó diversas reacciones en el mundo del futbol colombiano, una de la primeras provino del propio técnico de Millonarios Páez quién dedicó ese triunfo a los jugadores de la primera plantilla del Quindío debido a la valentía que tuvieron al mantenerse firmes en su decisión y luchar por sus derechos. Sin embargo, una de las reacciones que más mal cayeron en el seno de la plantilla cafetera, principalmente a su técnico Fernando Castro, fueron las del Presidente de la DIMAYOR Ramón Jesurun.

Jesurun declaró que la reacción de los jugadores del  Quindío había sido excesiva, que entendía que todo trabajador merece que se le pague por su trabajo pero que hay jugadores que a veces comprenden y juegan a pesar de que se les adeuden sus sueldos. El presidente de la DIMAYOR afirmó que había hablado con las directivas del Quindío y que según éstos los jugadores habían aceptado jugar si se les pagaba la mitad de la deuda, pero que no fue si no hasta cuando hablaron con su técnico que cambiaron de parecer, en cierta manera atribuyéndole a Castro que él fue quién no dejó ir a jugar a sus jugadores.  

A este afirmación Castro, hombre sin pelos en la lengua, reaccionó y afirmó lo siguiente en Antena 2: “A mí me gustaría que él me afirme que el equipo iba a viajar y que yo no autoricé, yo llevo 41 años y nadie puede decir que yo soy un deshonesto, (…) si tiene la fuerza testicular que me llame y me lo diga”.

Por su parte, Coldeportes ya lanzó un ultimátum a Quindío, equipo que podría quedar sancionado entre 1 mes y 1 año de no cumplir con las obligaciones con sus jugadores. Quindío tiene un plazo de 12 horas para presentar ante Coldeportes un informe sobre las deudas del equipo y de no pagarlas podría perder el reconocimiento deportivo y no podría seguir participando del campeonato del fútbol colombiano.

Jairo Clopatofsky, director de Coldeportes, afirmó sobre esta situación: “No puede existir más la excusa de que no hay dinero por las bajas taquillas o porque están jugando en otro estadio. Si sólo son cinco u ocho equipos los que cumplen, pues con ellos nos quedamos. Que sean poquitos equipos, pero que respondan”.

Desde el Ministerio del Interior en cabeza del ministro Germán Vargas Lleras también se pronunciaron y afirmaron que el gobierno prepara una ley para sancionar incluso con la liquidación a aquellos clubes que incumplan a sus jugadores. La Ley busca velar por los derechos de los trabajadores del fútbol y sancionar con multas y castigos a aquellos equipos que vulneren los derechos de los futbolistas como trabajadores que son.

Terminos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *