FC Barcelona 3-1 Manchester United Final Champions League

FC Barcelona gana la Champions League

VER GOLES

En el estadio de Wembley, donde el FC Barcelona conquistó su primera Liga de Campeones en la temporada 1991/92 con un recordadísimo gol de Ronald Koeman ante la Sampdoria en tiempo suplementario. Esta vez, la diferencia sería mayor, rotunda y llena de autoridad, un equipo del Barcelona que siempre dominó y sólo se vio apurado en los diez minutos iniciales con la gran presión del Manchester United, que poco a poco se fue mermando para luego caer como en la final en Roma hace dos años.

El inicio del partido no fue muy bueno para los de Guardiola, la presión del Manchester hacía que su juego no se realizara con mucha claridad, por el contrario, obligando a dar la pelota a su rival, algo insólito para lo que es el juego del equipo español, acostumbrado a tener la pelota, tocar y desmarcarse. Las peligrosas subidas del ecuatoriano Antonio Valencia junto con las del francés Patrice Evra eran constantes y hacían desesperar un poco al DT blaugrana. Fueron exactamente 9 minutos de intenso agobio por parte de los ingleses, pero después, el Barcelona recobró la memoria y se puso en marcha para ganar el partido.

Cuando el equipo de Guardiola empezaba a dominar, el DT del Manchester saltó del palco donde se sitúan los entrenadores en Wembley, una reacción de preocupación porque su equipo estaba bajo las cuerdas y el gol tardaba en llegar para los españoles. Dos minutos después, pasó lo que ya se temía, un pase quirúrgico de Xavi Hernández para Pedro Rodríguez, el canterano batió sin problemas a Van der Sar para poner el 1-0 en el marcador.

Todo parecía control absoluto del Barcelona, pero en un error en un saque de banda complicaron las cosas para el club español. El galés Ryan Giggs, en una posición para analizar detenidamente, jugó una pared con el 10 del United, Wayne Rooney, que cruzó el balón y emparejó el resultado en el minuto 34. Un gran remate a puerta convirtiendo un lindo gol. El Barcelona se tomó el empate como una acción desafortunada, no merecida para el Manchester que simplemente jugaron el partido intensamente los primeros 9 minutos.

El argentino Lionel Messi, figura del equipo y del partido en la gran final, tuvo el 2-1 luego de que en una jugada superara a Michael Carrick, combinó con David Villa, pero en la definición no pudo empujar el balón a la red. Fue la última ocasión del Barcelona y del primer tiempo del partido arbitrado por el húngaro Viktor Kassai.

En la etapa complementaria, los azulgranas salieron a por todas, querían conquistar la cuarta “orejona” y llevarla a sus vitrinas. El Manchester seguía con su juego defensivo apostando a la contra con la velocidad e ingenio de Rooney y la definición acertada del mexicano Javier “Chicharito” Hernández, que no se mostró en el partido

En el minuto 54, el mejor jugador del mundo, Lionel Messi, sorprendió a todos en una gran jugada, tomando el balón cerca del área, la zaga del United fue muy pasiva al igual que todo el partido y permitió que “La pulga” buscara su espacio y rematara de zurda para vencer a Van der Sar y marcar el 2-1, ya todo empezaba a definirse. El Barcelona quería aumentar la ventaja, Messi en dos oportunidades lo logra con un disparo en el minuto 63, luego tuvo una de tacón en el 65, pudo ser un gran gol para terminar de citar al argentino como el mejor de la temporada.

Pero faltaba un gol más, un gol para terminar de aclarar las diferencias entre un equipo y otro, el 2-1 era mentiroso, por todo lo que había hecho el Barcelona, la diferencia debería ser mayor, contundente y así fue ya que el ex jugador del Valencia, David Villa, luego de que Messi ejecutara una maniobra esplendida en el costado izquierdo y de una serie de rebotes y mal rechazos por la zaga del United, Villa recibió de Busquets y sin pensarlo dos veces marcó el 3-1 con un disparo desde la media luna cuando transcurrían 69 minutos.

Los últimos 21 minutos fueron un quiero y no puedo del United. Sin tanta voracidad, el Barça pareció contenerse, el equipo inglés se lanzó hacia adelante, pero sin determinación.

Estalló la grada oeste de Wembley por la victoria. El Barcelona ya esta al mismo nivel que míticos equipos europeos. Con cuatro títulos, tiene los mismos que Bayern de Munich y Ajax de Amsterdam, pero los azulgranas no parecen tener suficiente. Londres, París, Roma, Londres, el Barça cierra el círculo.

Terminos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *