Los errores de Once Caldas frente a Libertad por la Libertadores

Imagen de previsualización de YouTube

El partido jugado ayer por Once Caldas contra Libertad de Paraguay en el marco de la segunda fecha de la Copa Libertadores fue un partido entretenido, llamativo, muy bien jugado tanto en defensa como en ataque por ambos equipos, pero en el Once Caldas hubieron algunas decisiones y factores importantes que determinaron el empate de Libertad en el último minuto del partido y el escape de los tres puntos para el equipo colombiano.

Once Caldas fue el amo y señor del partido, controló los tiempos, hizo un excelente trabajo en marcas y en los relevos, y no se regaló tanto como lo hizo cuando cayó frente a San Martín en su primera presentación en la copa. Sin embargo, hubieron algunos factores que fueron determinantes para que Libertad empatara el partido:

1. Once Caldas parecía ansioso por marcar muchos goles

El ataque de Once Caldas fue vertiginoso y poco trabajado. Un excelente trabajo hicieron Nuñez, Dayro Moreno y Carbonero cuando se tiraba a las bandas, porque se convirtieron en el desahogo del equipo cuando recuperaban la pelota, pero siempre eran ellos tres contra el mundo y con un ritmo demasiado vertiginoso que no permitía que los volantes se sumaran y acompañaran para fabricar mejores jugadas.

La ansiedad por marcar muchos goles le jugó en contra al Once, es por eso que muchas de las jugadas terminaban en disparos de larga distancia, porque no se detenían un momento a construir jugadas ni a asociarse entre ellos.

2. Falta de movilidad de los delanteros

Puede sonar irónico, pero aunque los que más corrieron fueron los delanteros del Once Caldas en el partido de ayer, una vez Nuñez o Moreno llegaban con el balón a la linea defensiva de Libertad no encontraban en quién descargar. Carbonero parecía anclado en su posición y no se movía ni se mostraba para recibir en el área, lo que desembocaba en pelotazos de larga distancia.

3. La incapacidad de Osorio para leer el partido.

La entrada del jugador Gamarra en el segundo tiempo le cambió totalmente la cara al equipo paraguayo. Libertad se volcó al ataque y el juego se hizo más cómodo para Once Caldas, porque de esa manera jugaría al contragolpe. Sin embargo, Osorio en su afán de anotar dos o tres goles más no quiso cuidar el resultado.

El fútbol no es solo atacar, es también saber defender. Mourinho ganó la Champions League el año pasado porque dio cátedra de como defender un resultado. Once Caldas ganó la Copa Libertadores en el 2004 porque su principal arma era la solides defensiva y luego el contragolpe.

Osorio fue incapaz de contrarrestar el accionar ofensivo de Libertad y los cambios que realizó no fueron para nada los indicados. Un técnico debe darse cuenta cuando ya no es posible aumentar un resultado y cuando es hora de protegerlo, Osorio no percibió eso y por eso se le escapó la victoria de las manos.

Ingresar un delantero por otro delantero no era la solución, Libertad estaba haciendo de las suyas en el medio campo con Gamarra quién se echó el equipo paraguayo al hombró y logró por fin encerrar al Once Caldas en su terreno. Lo mas lógico y prudente hubiera sido armar doble linea de 4 para ocupar la cancha a lo ancho, ya que por las bandas los visitantes hicieron de las suyas durante el último cuarto del segundo tiempo.

Amarga lección se lleva el Once Caldas y espero que también se haya llevado el técnico Osorio de este partido. No tiene ningún sentido corregir los errores de un partido pasado cometiendo nuevos errores en el siguiente partido. En la copa, más allá de como se haga o por cuantos goles, lo más importante siempre es ganar y eso es lo que debería aprender el  Once luego de estos dos mazazos en la copa.

Terminos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *