Messi aparece ante Costa Rica, pero sigue sin marcar

Lionel Messi

Cuando escuchamos hablar de Lionel Messi, obviamente sabemos que se trata del mejor jugador del mundo, el crack argentino que siempre nos deleita con su juego en el FC Barcelona, pero cuando su remera cambia y llega la hora de representar a la Argentina, Messi parece ser otro. La calidad que siempre enseña en torneos tan importantes como la Champions League, la Liga BBVA no es la misma cuando juega por su selección, muchos lo critican por ser un “pecho frío” al que le pesa la camiseta, otros piden paciencia y, algunos tildan al “Checho” Batista como el culpable del mal fútbol que desempeñó Argentina durante los dos primeros partidos en la fase de grupos de la presente Copa América.

Ante Costa Rica, el “10” argentino completó su mejor partido, fue el conductor, manejó los tiempos y asistió a sus compañeros en dos de los tres goles que marcó Argentina. No importa que no haya marcado ante un equipo tan frágil, inexperto y en donde incluso algunos de sus jugadores no practican el fútbol profesional, siendo participes del fútbol universitario y estudiantes en universidades de los Estados Unidos.

Cuando se le pedía a Batista el ingreso de Pastore, el socio ideal que necesita Messi para poder extender su potencial, apareció Gago, el medio del club “merengue” jugó a la perfección con el astro del Barcelona, curioso que un jugador del Real Madrid y uno perteneciente a las filas del equipo “culé” lograran desempeñar un juego exquisito durante todo el primer tiempo, anulando marcas personales y rompiendo con toques de primera la desesperada defensa “tica” que aguantaba heroicamente en propio terreno las fuertes arremetidas argentinas.

Siempre es importante anotar para reforzar el ánimo de un jugador y del equipo, más aún sabiendo que se trata del mejor de la Argentina y del mundo, sin dudas, del futbolista donde las ideas parecen ser infinitas y nadie puede evitar sus gambetas con esa zurda endiablada. Faltó el gol de “Lio” ante Costa Rica para callar algunas bocas, para romper esa sequía de quince partidos oficiales con su selección sin poder encontrarse con la red.

El fútbol argentino apareció anoche ante los centroamericanos, claro, gracias a Messi, tal vez no sea un líder como lo fue Maradona, pero es el máximo referente de la “albiceleste” y fue la gran figura participando en todas las oportunidades de peligro. El suegro del D10S, Agüero, y el jugador del Real Madrid, Ángel Di María, pudieron gritar gol gracias a dos asistencias del mejor de la noche en Córdoba, Lio Messi.

 

 

Cuando escuchamos hablar de Lionel Messi, obviamente sabemos que se trata del mejor jugador del mundo, el crack argentino que siempre nos deleita con su juego en el FC Barcelona, pero cuando su remera cambia y llega la hora de representar a la Argentina, Messi parece ser otro. La calidad que siempre enseña en torneos tan importantes como la Champions League, la Liga BBVA no es la misma cuando juega por su selección, muchos lo critican por ser un “pecho frío” al que le pesa la camiseta, otros piden paciencia y, algunos tildan al “Checho” Batista como el culpable del mal fútbol que desempeñó Argentina durante los dos primeros partidos en la fase de grupos de la presente Copa América.

Ante Costa Rica, el “10” argentino completó su mejor partido, fue el conductor, manejó los tiempos y asistió a sus compañeros en dos de los tres goles que marcó Argentina. No importa que no haya marcado ante un equipo tan frágil, inexperto y en donde incluso algunos de sus jugadores no practican el fútbol profesional, siendo participes del fútbol universitario y estudiantes en universidades de los Estados Unidos.

Cuando se le pedía a Batista el ingreso de Pastore, el socio ideal que necesita Messi para poder extender su potencial, apareció Gago, el medio del club “merengue” jugó a la perfección con el astro del Barcelona, curioso que un jugador del Real Madrid y uno perteneciente a las filas del equipo “culé” lograran desempeñar un juego exquisito durante todo el primer tiempo, anulando marcas personales y rompiendo con toques de primera la desesperada defensa “tica” que aguantaba heroicamente en propio terreno las fuertes arremetidas argentinas.

Siempre es importante anotar para reforzar el ánimo de un jugador y del equipo, más aún sabiendo que se trata del mejor de la Argentina y del mundo, sin dudas, del futbolista donde las ideas parecen ser infinitas y nadie puede evitar sus gambetas con esa zurda endiablada. Faltó el gol ante Costa Rica para callar algunas bocas, para romper esa sequía de quince partidos oficiales con su selección sin poder encontrarse con la red.

El fútbol argentino apareció anoche ante los centroamericanos, claro, gracias a Messi, tal vez no sea un líder como lo fue Maradona, pero es el máximo referente de la “albiceleste” y fue la gran figura participando en todas las oportunidades de peligro. El suegro del D10S, Agüero, y el jugador del Real Madrid, Ángel Di María, pudieron gritar gol gracias a dos asistencias del mejor de la noche en Córdoba, Lio Messi.

 

 

 

Cuando escuchamos hablar de Lionel Messi, obviamente sabemos que se trata del mejor jugador del mundo, el crack argentino que siempre nos deleita con su juego en el FC Barcelona, pero cuando su remera cambia y llega la hora de representar a la Argentina, Messi parece ser otro. La calidad que siempre enseña en torneos tan importantes como la Champions League, la Liga BBVA no es la misma cuando juega por su selección, muchos lo critican por ser un “pecho frío” al que le pesa la camiseta, otros piden paciencia y, algunos tildan al “Checho” Batista como el culpable del mal fútbol que desempeñó Argentina durante los dos primeros partidos en la fase de grupos de la presente Copa América.

Ante Costa Rica, el “10” argentino completó su mejor partido, fue el conductor, manejó los tiempos y asistió a sus compañeros en dos de los tres goles que marcó Argentina. No importa que no haya marcado ante un equipo tan frágil, inexperto y en donde incluso algunos de sus jugadores no practican el fútbol profesional, siendo participes del fútbol universitario y estudiantes en universidades de los Estados Unidos.

Cuando se le pedía a Batista el ingreso de Pastore, el socio ideal que necesita Messi para poder extender su potencial, apareció Gago, el medio del club “merengue” jugó a la perfección con el astro del Barcelona, curioso que un jugador del Real Madrid y uno perteneciente a las filas del equipo “culé” lograran desempeñar un juego exquisito durante todo el primer tiempo, anulando marcas personales y rompiendo con toques de primera la desesperada defensa “tica” que aguantaba heroicamente en propio terreno las fuertes arremetidas argentinas.

Siempre es importante anotar para reforzar el ánimo de un jugador y del equipo, más aún sabiendo que se trata del mejor de la Argentina y del mundo, sin dudas, del futbolista donde las ideas parecen ser infinitas y nadie puede evitar sus gambetas con esa zurda endiablada. Faltó el gol ante Costa Rica para callar algunas bocas, para romper esa sequía de quince partidos oficiales con su selección sin poder encontrarse con la red.

El fútbol argentino apareció anoche ante los centroamericanos, claro, gracias a Messi, tal vez no sea un líder como lo fue Maradona, pero es el máximo referente de la “albiceleste” y fue la gran figura participando en todas las oportunidades de peligro. El suegro del D10S, Agüero, y el jugador del Real Madrid, Ángel Di María, pudieron gritar gol gracias a dos asistencias del mejor de la noche en Córdoba, Lio Messi.

 

 

 

Terminos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *