Pasto y Santa Fe empatan en el primer partido de la final de la Liga Postobón

En un partido muy igualado y con dos momentos muy definidos, Pasto y Santa Fe empataron a un gol en el partido de ida de la final del fútbol colombiano, resultado muy positivo para Santa Fe quien con una victoria, así sea por la mínima ventaja, se coronaría como campeón luego de 37 años de sequía.

Los goles vinieron en el primer tiempo del partido ya que en el segundo parece que ambos oncenos decidieron firmar un pacto de no agresión y se enfriaron los ataques y las ocasiones de gol. Al minuto 26 Kevin Rendón fue el encargado de abrir el marcador par a Pasto gracias a un soberbio tiro libre al frente del área que dejó estático al arquero Vargas de Santa Fe.

El gol parece haber destrabado el partido ya que Santa Fe tomó las manijas del partido y comenzó a atacar con más determinación a Pasto que comenzó a revelar sus falencias defensivas por el aire gracias a los contantes centros y el mal funcionamiento que mostraba la zaga pastusa cuando era atacada por ese medio.  

Tanto fue el cántaro al agua que al final se terminó rompiendo como dice el dicho y Santa Fe pudo anotar precisamente aprovechando la debilidad de Pasto, el juego aéreo. Cerca del final del primer tiempo, el defensor Julián Quiñones aprovechó un tiro de esquina cobrado magistralmente por Omar Pérez que decretó el 1 a 1 final.

En el segundo tiempo vimos dos equipos muy prevenidos, como evitando cometer errores, menos arriesgados y más compactos, con poco tránsito del balón por medio campo, muchas faltas y pocas jugadas armadas. Como mencionamos al principio, parecía que ambos equipos hubieran firmado un pacto de no agresión en el entretiempo porque no fue sino hasta los 10 minutos finales que Pasto volvió a la carga.

Sucedió una polémica jugada en la que el defensor Centurión de Santa Fe toca el balón con la mano dentro del área pero que el árbitro central dejó seguir como involuntaria. A mi juicio, la jugada fue bien analizada por el árbitro centralya que, por la cercanía de Centurión al jugador del Pasto, le quedaba imposible al defensor cardenal quitar la mano.

Me apego al argumento que dice que mientras más cercanía haya del posible infractor a la bola, menor es su intención de tocarla con la mano y creo que en este caso, Centurión no tenía intención de jugar el balón con la mano y apoyo la sanción del central.

El partido de vuelta se jugará el día domingo a partir de las 6:00 p.m. en el estadio El Campin de Bogotá, boletas que saldrán a la venta el viernes (ver información sobre las boletas).

Terminos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *