Pékerman se estrenó con victoria ante Perú en eliminatorias.

¿Vale la pena ilusionarse?

La selección Colombia logró ayer una importante victoria como visitante frente al seleccionado de Perú en el marco de la Fecha 5 de las eliminatorias sudamericanas al Mundial de Brasil 2014. A pesar de que el resultado es beneficioso, la cara que dejó el equipo dirigido por el técnico José Pékerman dejó más dudas que certezas.

Hay varios puntos a analizar en este primer partido de eliminatoria al mando del técnico argentino y que quede claro que la intención no es ir en contra del técnico Pékerman, pero como cualquier técnico del planeta puede tener desaciertos que, a mi humilde parecer, pudieron costarle el partido a Colombia.

Mi primer punto a analizar es el de la formación. Jugar con un 3-5-2 de visitante y frente a Perú que juega con tres delanteros me pareció un total desacierto. Esto quedó demostrado durante todo el primer tiempo ya que Armero y Cuadrado no pararon de ser atacados constantemente. Ni Perea ni Yepes sabían cuando debían salir a cerrar o cuando era obligación de sus laterales que en ese momento jugaban de volantes, lo que habla de que estos jugadores no están acostumbrados a jugar así y en 15 días no lo iban a aprender.

Colombia siempre ha jugado bien con 4 defensores y cada que alguno de sus laterales se lanzaba al ataque su lugar era cubierto por un volante de marca, pero eso no ocurrió ayer, ni siquiera cuando era evidente que a Perú no le interesaba atacar por el centro del campo sino por los extremos, los volantes de marca nunca se acercaron a ayudar.

Hay que abonarle a Pékerman el poder de reacción que tuvo que por momentos supo contener los ataques por los extremos y cuadró el equipo de manera tal que al menos disminuyera el peligro por los laterales. Esperemos que Pékerman haya aprendido la lección para el partido contra Ecuador.

El segundo punto es la presencia de Falcao García como titular. No cabe duda que es un jugadorazo, pero ayer no estaba al 100% y no precisamente porque no le llegara el balón. Se veía pesado para correr, cansado y en cuanto a ubicación no se ofrecía como tiempos atrás para recibir. El de ayer no era el partido para Falcao.

Debió colocar jugadores que estuvieran al 100% como Jackson Martínez, un portentoso referente en ataque. Sin demeritar lo que Falcao puede aportar, pero la verdad es que no está en su mejor momento luego de su sobrecarga muscular.

Como último punto y lo más preocupante a mi parecer, se perdió identidad en el partido de ayer. Hacía ratos que no veía una selección Colombia tan frontal cuando siempre nos han reconocido por ser la selección del toque-toque. Ni siquiera cuando el equipo iba ganando y debía mantener el resultado se veía toque, una secuencia de pases ni creación de jugadas.

Esperemos que el técnico Pékerman no siga desaprovechando la calidad técnica de estos jugadores a quienes les vendría bien un poco más de toque y de creación de  espacios. Eso es algo que le podría aportar James Rodríguez jugando como 10 y utilizando a Soto o a Ramos en la punta izquierda.

Sin duda que la victoria nos conforta, pero el juego no ilusiona. Creo que para todos los colombianos es evidente que ese gol de James fue un milagro y que pudimos salir goleados de Lima. El problema no fueron los hombres en la cancha esta vez, fue la estrategia y la táctica. Esperemos que estos días de convivencia y prácticas le permitan a Pékerman entender mejor a sus jugadores y hacer un planteamiento más beneficioso para sus habilidades.

Terminos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *